domingo, 2 de septiembre de 2012

YOGA TIBETANO: JAMYANG YOGA ¿OTRO YOGA MÁS?


¿Que es lo que desea transmitir un maestro? ¿Su ego? ¿Una enseñanza mercantil? ¿O una "unión" o "camino" de liberación del sufrimiento? 
Hemos registrado "Jamyang Yoga" para dar a los demás una llave que les abra puertas para compartir los beneficios de el yoga en general.  
En nuestra escuela queremos que los futuros instructores interioricen este principio. De ahí que Jamyang Yoga integre en si misma la "compasión militante". Enseñamos para compatir, no para cerrar. 
Enseñamos para que todos ganemos en riqueza: Física, mental, espiritual y social. Enseñamos prácticas para ser felices y poder compartir así la felicidad que desarrollamos. Por eso en nuestro linaje Jamyang Yoga cada alumno, cada profesor, cada practicante, dona una parte de sus beneficios espirituales, psicológicos, físicos o económicos a un fin solidario y benéfico. Enseñamos que cada uno debe (debemos) ser "activistas de la compasión en acción". Implicarnos con sentido de la responsabilidad en llevar la ayuda y la compasión a los demás seres que nos rodean. 
Ya se que hay otros "yogas" que enseñan eso precisamente como "fin último": Raja Yoga, por ejemplo. Pero, ¿acaso el yoga no es "uno"? 
Muchos de mis maestros han fallecido, no han tenido la oportunidad de tener su página web o su muro en Facebook. Por lo que ellos me han enseñado, sin otra pretensión que transmitir sus enseñanzas sublimes en beneficio de todos los seres sintientes, creo necesario dar a conocer Jamyang Yoga
El linaje de nuestra escuela ha sido denominado oficialmente "Jamyang Yoga". Lo hemos registrado para evitar su utilización interesada. Varias organizaciones internacionales nos han reconocido (más bien han comprendido la esencia espiritual desinteresada que deseamos formalizar).  Es Yoga Tibetano que procede de la enseñanza de varios maestros de distintas escuelas. 
Las unidades didácticas que entregamos a cada practicante y alumno son inéditas, transmitidas hasta hoy de maestro a alumno y por primera vez se dan a conocer en su mayoría. Unas pocas proceden del Kum Nye y Lujong yoga, pero poseen en su estructura la esencia espiritual y dinámica no publicadas hasta el momento. No lo hemos hecho por mercantilismo sino precisamente para evitar lo que prolifera en algunos sectores del yoga: Patentes y marcas en torno a un exagerado culto al maestro que nos aleja del yoga como "Unión", como "unidad en la diversidad". ¡Se han llegado a "patentar" y "registrar" asanas o posturas! 
Si me preguntan que yoga practico les contesto: "Yoga". Si debo precisar que clase de yoga, añado: "Tibetano". Si me apremian a que les diga que escuela o linaje o denominación específica les aclaro: "Jamyang Yoga". Así no hay confusiones.  
Lo he registrado para evitar lo que es posible que en el futuro sea inevitable: la apropiación de estas enseñanzas con fines muy alejados del yoga en general. Pero si al menos han beneficiado a algún ser y le ha ayudado a ser feliz y a mejorar su salud... me doy por satisfecho. Cuando estas técnicas pasen a formar parte del acervo cultural del resto de los (las) yogas, para beneficio de todos, a pesar del lucro de unos pocos: ¡Genial! 
Todo es impermanente: Técnicas, nombres, patentes, marcas, "yoes", posiciones, alumnos, maestros... excepto la esencia misma del Yoga, pues nos conecta con el Todo Universal. 
¡Tashi Delek! ¡Namaste! 
(Nota aclaratoria: Doy las gracias a los que me han enseñado yoga: Madhana Mohan, José A. Calle Guglieri, Yeshe Tchering Langmo, Sense Wong Chang, Mayte Criado, Swami Krishnananda, Youn Yeo y a mis últimos maestros del Dharma: Appey Rimpoche, Ludhing Khen Rimpoche, Khenpo y a mis alumnos, que tanto me han enseñado también). 
Escuela: www.centrocuerpomente.blogspot.com.es 


1 comentario:

Antonio Chaman dijo...

maravillosa entrada, mis mejores deseos
un abrazo