jueves, 11 de agosto de 2011

OLVIDEMOS POR UN MOMENTO LAS CREENCIAS.

Espiritualidad y reflexión libre. La razón unida a la "fuga mental" libre de conceptos que encadenan. Olvidemos por un momento el budismo, las creencias, las búsquedas trascendentes y los horizontes inciertos.
¿Y si el mal y el bien, a pesar de existir como elementos o "mónadas" culturales... no significan nada? Decir "nada" es manifestar que son solo nominaciones, es decir, nombres que definen pura ignorancia envuelta en la nebulosa del aferramiento existencial. Olvida los dioses y los "no dioses", traspasa tus emociones y deseos para elevarte sobre la atalaya de lo incierto. ¡Observa! Solo observa. Pon a tu lado a Buda, a Hitler, a Cristo o a Charles Manson.
¿Quien da sentido a tan dispares personajes? ¿Quien da sentido a tus ideas y juicios? ¿Que sientes ahora mismo? ¿Es acaso una herejía proponerte este ejercicio de libertad personal? ¿Cuales son tus limitaciones de fe?
¿Dónde radica el sentido de lo que "debe ser", de lo trascendente? ¿Y si no hay sentido alguno? El caos... vale, pero, ¿dónde nace el caos? Un agujero negro, un simple electrón... ¿son buenos o malos? ¿Para que "sirven"? ¿Para que "sirves" tu? Liberarnos de la inteligencia para alcanzar la Sabiduría, ¡menuda paradoja! ¿No es cierto? Por lo menos eso sugiere el zen. ¿Hacia donde nos lleva ese reduccionismo psicológico?
Bien, de acuerdo, regresemos a nuestro mundo de "sólidas" creencias. Dejémonos acariciar por la túnica azafrán o la cruz que nos ofrecen consuelo y sentido. O galardona tu ego con la medalla del ateísmo liberador, "religiosamente fanático" en el fondo. Pero no dejes nunca de practicar de vez en cuando este ejercicio liberador, quizá te haga (nos haga) más humildes y tolerantes. Y recuerda: La arrogancia es el disfraz que utiliza el miedo que nos impide desnudarnos de conceptos y actitudes preconcebidas.
Puedes visitar también:
www.tantrayana.blogspot.com
www.centrocuerpomente.blogspot.com
La ilustración procede de aquí: http://edicion4.com.ar/e4blog/?p=613

7 comentarios:

Mar Umi dijo...

"O galardona tu ego con la medalla del ateísmo liberador, "religiosamente fanático" en el fondo." Ese comentario me hizo reir. creo q si, nos aferramos mucho a nuestras religiones y hasta a la falta d ella. Por mi parte quisiera tener una religión, así sea para hacer feliz a mi mamá y aun sin tener religión, no puedo dejar d sentir q, hay algo más grande allá afuera q no juzga, no castiga y sólo pide fe. Eso creo...
Es un placer leerte. Saludos desde Venezuela

Anónimo dijo...

Si,liberarnos de la inteligencia, darle lugar a los sentimientos y a lo que dicta el corazón.
Quiero felicitarlo y agradecer sus conceptos y a esta pagina, que me llena de conocimiento, señor Akerman.
Maria Podesta

Anónimo dijo...

Si,liberarnos de la inteligencia, darle lugar a los sentimientos y a lo que dicta el corazón.
Quiero felicitarlo y agradecer sus conceptos y a esta pagina, que me llena de conocimiento, señor Akerman.
Maria Podesta

Antonio Thubten Sherab dijo...

explicar tanto en tan pocas palabras es muy dificil pero es algo que tu sabes hacer muy bien, seguramente por que escribes libre del ego.
un abrazo

Veronica Curutchet dijo...

Pues me ha venido muy bien este post Javier, como siempre.
un enorme abrazo!

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

De hecho el mal y el bien no dejan de ser etiquetas propias del mundo del juicio y de la dualidad. Las cosas son como son y ponerles nombres es algo que proviene el ego

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Sin disfraz.
Sin imaginación.
Sin emoción.
En silencio vibratorio, sí.



Gracias.
Un abrazo.