domingo, 25 de julio de 2010

GRITOS Y GOLPES "ZEN".

Cuando comencé a practicar meditación Zen me quedé impresionado por los gritos y golpes que a veces profería el maestro. Mi mente no aceptaba esos actos "violentos". ¿Cómo un maestro Zen podía hacer gala de tales actitudes? Pasados los años fuí comprendiendo que los gritos o golpes ocasionales no estaban impulsados por un "yo" ni iban dirigidos para castigar a otro "yo". Eran simples "llaves para provocar el despertar". Cuando analizaba tales comportamientos a través de mi "yo" me estaba identificando con la ilusoria realidad del "yo" del maestro. ¡Y ahí estaba el error! Un grito, un "coscorrón" o un silencio hosco no eran más que elementos desprovistos de egoicidad que me acercaban a una realidad liberadora. Eso me ayudó a comprender las mismas circunstancias en la vida real. ¿Por qué debo enfadarme? ¿A quien guardo rencor? ¿Quién me ofende? Si me identifico con un "yo" inherente y real te identifico como otro "yo" inherente y real... y ahí surge el problema. Algo similar ocurre con los localismos, nacionalismos (sean de la clase que sean) y demás identificaciones disgregadoras. Por todo ello aprendí hace años a sentarme y respirar, nada más que eso. Día tras día. Sentarme y respirar, sin buscar nada ni "algo". Sin deseos de "esto" o "aquello". Simplemente sentarme y respirar... por la mañana y por la noche, media hora de cada vez, el resto viene solo, sin buscarlo.

24 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

sentarse y respirar
parece tan fácil...y vaya cómo nos cuesta tomar conciencia de ello y darnos el tiempo en esta vorágine rutina que nos devora violentmente.

besitos de luz

María dijo...

Javier:

A mí me impresiona y me llama mucho la atención todo lo relativo al budismo, lo del ZEN, y me encanta que nos cuentes todo lo relativo a ello, no sabía a que se deben esos gritos y golpes, ahora ya lo sé.

Saludos.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Elisa.
Besitos y feliz semana.

JAVIER AKERMAN dijo...

Pues me alegro María de haberte aclarado este asunto.
Feliz semana.
Un abrazo.

ver con los ojos del corazon dijo...

Bueno... bueno todo ello...querido Javier. Ese yo...ese falso yo... siempre se interfiere queriendo protagonizar nuestra vivencia y cerrándonos la puerta a la expereincia del NO-YO.

Si... ese Silencio... y respirar... dejarlo todo pasar... y dejar que el ESPIRITU trabaje en nosotros y así pueda emerger LA SABIDURÍA.

En unidad de Conciencia, mi amado Javier... que tengas tú y todos...una auspiciosa semana desde ese SILENCIO Y UNIDAD.

Mi especial abrazo... lleno de Luz y de Sol.

Carmen.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Carmen por tu reflexión.
Un fuerte abrazo y feliz semana.

FLORECHEVARRIA dijo...

Cuan cierto es lo que dice! Gracias por sus entradas tan enriquecedoras!
Saludos,
Flor.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias a ti por la visita, Flor.
Un fuerte abrazo y feliz semana.

MAR dijo...

QUE VENGA INFINITAMENTE, QUEDA DECRETADO.
Un abrazo cariñoso para ti y lo mejor de la vida...en paz.
mar

Alex dijo...

Parto para Nepal en 2 dias por primera vez en mi vida y llevo tiempo leyendo y buscando informacion sobre el budismo.
Este blog es uno de los mejores rincones que he encontrado.
Gracias y enhorabuena!
un abrazo

JAVIER AKERMAN dijo...

¡Buen viaje Álex! Que disfrutes, querido amigo.
Un fuerte abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

¡Un abrazo, Mar!

medianoche dijo...

Ojala pueda hacerlo, nunca me fue fácil, pero lo intentare me hace mucha falta, gracias.

Saludos

JAVIER AKERMAN dijo...

Hola Medianoche:
El intento vale la pena.
Un abrazo.

María Jesús Verdú dijo...

Bueno, desde hace algunos meses me he enfocado en serio en lo de la atención consciente y presente y ahora estoy empezando a sentir algunas breves brechas en las que simplemente, el momento presente se manifiesta y me toma de forma natural y espontánea. Pero aún me queda mucho trecho por recorrer pues la fortaleza y las estrategias que usa mi ego para escaparse al futuro o al pasado, son dignas de un maestro manipulador. Pero yo sigo enfrascada en que mi espíritu, mi auténtico yo salga a la luz...
Ahora estoy viviendo la lección del perdón: por mí misma y pro los demás y, aunque no resulta fácil al principio, sé que va a resultar liberador y voy a sentirme más libre. Creo que la felicidad es tener lo necesario para ser feliz y sobre todo sentirse libre de cargas y de resentimiento

JAVIER AKERMAN dijo...

Interesante reflexión y sabidurñia, querida Mª Jesús.
Un abrazo.

Veronica Curutchet dijo...

Javi, graciasssssssssss! se te quiere y admira!
besos, de a miles Hermano!

mauro dijo...

cuanta estupides habla la gente, la cosa es simple, la mente se llena de concetos a los cuales son apegamos, lo ideal es salir de eso y listo eres libre y sin barreras, nose que tan complicado es, no es nada mistico, no se siente nada, nose eso

JAVIER AKERMAN dijo...

Besos Vero!

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciado Mauro:
Tu lenguaje expresa prepotencia, resentimiento y vanidad, todo muy alejado del sendero zen. Pero eres libre de pensar, escribir y manifestar tu opinión.
Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

Coincido mucho con las ideas que expresesas en este blog, no solo para el budismo, sino para todas las enseñanzas espirituales.

Te agradesco por compartir tus pensamientos, voy a visitarlo seguido.

Me resulta una fuente de inspiración.

Saludos, Sebas.

JAVIER AKERMAN dijo...

Me alegro que te guste, Sebas.
Gracias por tu visita.

María Jesús Verdú dijo...

El Zen es una de las mejores filosofías pues en él cuenta enormemente el aquí y el ahora

JAVIER AKERMAN dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Mª Jesús.
Un beso y feliz semana.