lunes, 15 de marzo de 2010

SENTIRSE SEGURO.


¿Qué quiere decir “sentirse seguro”? ¿Podemos realmente alcanzar ese estado de ansiada seguridad? El budismo ofrece una respuesta y un método. Así lo deja claro, como una "psicología revolucionaria y efectiva" el maestro Alexander Berzin:

Para sentirse seguro, se necesita:

Saber a qué le tememos y reconocer la confusión y la falta de conciencia subyacentes; tener una idea realista de lo que significa manejar nuestro temor, especialmente en términos de deshacernos de la confusión subyacente; evaluar nuestras habilidades para manejar nuestro temor, en el momento y a largo plazo; sin subestimarnos o sobreestimarnos, y aceptando la etapa actual de nuestro desarrollo; implementar lo que podemos hacer en este momento, si lo estamos haciendo, regocijarnos; y si no, tomar la resolución de hacer lo mejor que podamos con nuestras habilidades actuales.

Si ahora no podemos manejarlo completamente, descubrir cómo poder llegar al punto de poder hacerlo totalmente; enfocarse y trabajar para alcanzar esa etapa de desarrollo; sentir que vamos en una dirección segura.

Los siete pasos anteriores describen lo que el budismo llama “tomar una dirección segura” (tomar refugio). No es una condición pasiva, sino una forma activa de poner nuestra vida en una dirección segura; la dirección de trabajar de manera realista, para deshacernos de nuestros miedos. En consecuencia, nos sentimos seguros y protegidos porque sabemos que vamos en una dirección positiva y correcta en la vida que nos posibilitará, en su momento, el poder deshacernos de todos los problemas y dificultades.

www.tantrayana.blogspot.com

www.javierakerman.blogspot.com

www.doctorakerman.blogspot.com

www.cocinaemociones.blogspot.com

www.centrocuerpomente.blogspot.com

9 comentarios:

QUEOQUINA dijo...

Tener la visión fuera de la ilusión, observando con atención los momentos de temor, creo que es una forma de comenzar a dar el cambio, gracias Javier por tus aportaciones buen fin de semana.

Tavoficuos da Masra dijo...

Hola Javier!

Alejado del terreno de la espiritualidad, pero con el ánimo de mejorar (la calidad de) algo, tu cita al maetro Berzin me recuerdan al kaizen japónes o al ciclo de Shewart (plan-do-check-act). Ambas operatorias sencillas de definir, pero complicadas de llevar a la realidad. Lo digo por que a veces, en vez de dirigirnos a estas estructuras repletas de sentido común que requieren concentración y esfuerzo dirigido, nos encomendamos al sortilegio benefactor de una gambeta o un fuego de artificio.

Saludos,

Tavo.

ver con los ojos del corazon dijo...

Bien... si... esa seguridad nunca es completa... Aunque creo que de lo que se trata es de irnos abriendo a nuestra verdadera Naturaleza búdica o Crística. Y en esa dirección... nos encontraremos con ese Fantasma del Miedo... junto a otros... y en ese encuentro tendremos la mejor oportunidad de conocerle... y en esa observación sin reacción... dejar que desaparezca. Nuestra Sabiduría Esencial -para mi el CRISTO PRIMORDIAL- será quien vaya diluyendo junto a nuestro Ego todos los fantasmas que éste ha creado en su ilusión e irrealidad. espejismos ciertasmente que han cogido cuerpo y a los cuales hemos dado entidad en nuestro consciente pasando al sunbconsciente... y desde allí irnos controlando súbita y lentamente.

Sólo conociéndonos tal como creemos ser...Nos RECONOCEREMOS en lo que Verdaderamente SOMOS... Pues esa observación nos abrirá a la comprensión de que no somos eso que creíamos... pues eso no tiene una realidad independiente...

Poco a poco... esa práctica de la Meditación junto a nuestra introspección psicológica... irá creando en nosotros esa disponibilidad, entrega y abandono para que ÉL pueda barrer toda escoria mental y emocional.

Perdona la extensión mi querido Javier...

Se me llevaron las palabras...

Un fuerte Abrazo y Bendecida semana!

Carmen.

Gizela dijo...

ayyyy..Javier, los miedos.
Lo que sucede, es mayoritariamente, los actuales miedos, vienen de esferas exteriores, que no puede controlar, nuestro espíritu.
Besotesss y linda semana.

WILHEMINA QUEEN dijo...

Javi,
y si la persona no tuviera claro cuál o qué es lo que se teme?

mil besos!

Joy dijo...

Gracias por esta entrada, ya que todas las herramientas son absolútamente válidas para atravesar algo tan sutil, y que tanto nos limita, como el miedo...

Estupendo este espacio. Volveré a menudo y me atrevo a invitarte a que me visites a http://espirituavalon.blogspot.com/

Un abrazo

En el Ser... dijo...

Querido Javier

Gracias, muy esclarecedora como siempre esta enseñanza. Trata de hacernos sentir seguros para trabajar con nuestros miedos...tomar una dirección segura, tomar refugio, este camino revela una gran compasión por nosotros mismos, protegidos y en paz.
Hermoso el Budismo!
Gracias Javier por tus enseñanzas.
Un gran abrazo
Maribel

María dijo...

Javier:

Tus posts me ayudan, me gusta leerlo, hacía tiempo que no te visitaba, y me ha encantado haberme puesto al día con todos ellos.

La verdad es que conseguir la seguridad creo que es dificil, te lo digo desde mi punto de vista, porque soy una persona insegura, al ser tímida, y también depende de las circunstancias.-

Pienso que el Budismo ayuda mucho sobre estas cosas, gracias, Javier.

Un beso.

JAVIER AKERMAN dijo...

Tu visita, querida María, me llena de alegría. Y es un placer saber que te gustan.
Un fuerte abrazo.