domingo, 28 de febrero de 2010

COMPASIÓN BUDISTA Y AMOR CRISTIANO: UNA CONVERGENCIA ESENCIAL.


El Budismo y el Cristianismo se centran en la benevolencia o la maldad del hombre en esta vida como comportamientos que deciden su destino. En el Budismo es el resultado del Karma, por lo tanto su esencia es la “Noble Verdad” del sufrimiento. En el Cristianismo "vida terrenal" significa dejar el jardín del Edén, por lo tanto su esencia también es la infelicidad y el sufrimiento. En ambos el propósito final de la vida se dirige a la felicidad eterna del hombre después de la muerte (en el Budismo, esto significa liberarse del samsara; en el Cristianismo, esto significa retornar al Paraíso Celestial). El Cristianismo centra su doctrina en el juicio final de Dios, de modo que sostiene algunos puntos de vista tales como "contar con la fe para la salvación". Mientras que partiendo de la teoría del Karma, el Budismo pone el énfasis en "el sufrimiento por las propias acciones" y sostiene que ser libre del mundo depende enteramente de uno mismo, lo que significa "contar con la propia confianza para la salvación", y no hay ningún maestro externo para el destino humano, el maestro solo sirve como guía pero nunca como salvación por sí mismo.

Las normas de vida del Budismo y del Cristianismo nos llevan ambas a conductas éticas, a una filosofía existencial que puede ser compartida por todos. Ambas filosofías de vida animan al hombre a hacer el bien en esta vida y le orientan a desarrollar una práctica moral, una “higiene de vida” que venga marcada por la bondad, y además proporciona el fundamento filosófico-práctico para conseguirlo. Un cristiano puede seguir la filosofía budista sin entrar en contradicción con su fe, pues el budismo puede enseñarle técnicas muy valiosas que pueden ser integradas en la vida de cualquier cristiano, por ejemplo la “Meditación Metta Bavana” o meditación para desarrollar bondad y tolerancia. Y todo esto sin renunciar a las creencias y raíces cristianas. Las dos doctrinas comparten valiosísimas enseñanzas, como la meditación contemplativa, la oración y el “presentismo” (vivir centrados en el presente, como se hace en la “Oración del Corazón”, por ejemplo).

San Jerónimo (siglo IV) menciona incluso el nacimiento de Buda y dejó escrito «que nació en el seno de una virgen». Escritores cristianos de los siglos III y IV como Hipólito y Epifanio dejaron constancia escrita de “un escitiano que visitó la India alrededor del 50 d. C., trayendo de allí la doctrina de los dos principios. Según estos autores, Terebinthus se presentaba a sí mismo ante el pueblo como Buda («él se llamaba a sí mismo Buda» y así dejó constancia de ello el obispo griego y doctor de la Iglesia Cirilo de Jerusalén. Terebinthus fue a Palestina y Judea donde conoció a los apóstoles y por último se trasladó a Babilonia, donde transmitió sus enseñanzas a Mani, creando lo que sería un budismo sincrético persa, el maniqueísmo. Uno de los grandes padres y santos de la Iglesia Occidental, Agustín de Hipona fue en un principio maniqueísta. En el siglo II, el cristiano Clemente de Alejandría reconoció y así dejó por escrito la influencia de los budistas bactrianos (los llamados Sramanas) en el pensamiento griego. Ante todo ello creo que es necesario reconocer la importancia de conocer la mística de ambas doctrinas, ya seas budista o cristiano. El maestro budista Ducor aconseja a las Iglesias cristianas "hacer conocer el tesoro espiritual del cristianismo para que sea este el mensaje que llegue a las personas. El cristianismo – prosigue - tiene en esto un gran tesoro. Pienso en los Padres de la Iglesia y en sus estupendos textos. Pienso en la oración y en la herencia monástica". ¡Cuánta razón encierra sus palabras! Debemos bucear sin miedo en ambas aguas y beber de sus fuentes limpias y claras, sin miedo.

Concluiré esta entrada con unas citas que fueron el colofón del Congreso de Roma Budista-Cristiano, celebrado el 8 de mayo de 2008. Miembros de la asociación budista Rissho Kosei-kai, así como otros expertos cristianos y budistas de varios países han profundizado en el concepto de compasión budista y amor cristiano, dejando escritas estas bellas sentencias:


“En cristianismo, el punto fuerte es el amor, el ágape. En el budismo tenemos la bondad y la compasión, a través de las cuales mejoramos la sociedad para el beneficio de otros”.


“Es la tercera vez que nos encontramos y ha tenido un significado especial, como budistas y cristianos hemos profundizado lo que significa la compasión budista y el amor cristiano. Creo que en la práctica de este amor y comprensión podemos encontrar profundidad”.


“Hemos intercambiado la experiencia religiosa personal de nuestra propia fe”.


“La unión de budistas y cristianos en aras de un mundo más pacífico, es una verdadera bendición. A pesar de todas las diferencias, las aparentes diferencias, cultura y tradición. Incluso ahora mismo, al oír la bendición del Papa Benedicto XVI hace sentir mucha fuerza y motivación por la cooperación”.
Puedes visitar también:

www.tantrayana.blogspot.com

www.centrocuerpomente.blogspot.com

www.javierakerman.blogspot.com

12 comentarios:

ver con los ojos del corazon dijo...

Hola mi querido Javier... este blog sí que es una Bendición pues integra las diferentes aristas de ese Espíritu...los diversos aspectos de comprensión de Bodhissatvas iluminados... pues aun dejando n uestra vida en manos de DIOS...debemos trabajar, y disciplinar nuestra mente...y estar así disponibles a SU MANIFESTACIÓN en nosotros a través de la Práctica de la Meditación, Contemplación...Oración.

Escuchar no sólo SU PALABRA...sino la DIVINA PRESENCIA DEL ESPIRITU en nosotros... nuestra Naturaleza esencial.

Te comunico que he abierto un nuevo Blog, dedicado a compartir palabras y testimonios de Mujeres Santas...sabias y místicas...así como de hombres que en su Búsqueda Espiritual nos dan su testimonio de vida.

CIELO EN LA TIERRA
caeluminterrae.blogspot.com

Mi especial abrazo siempre, Javier...y que tengas una Bendecida semana...

Carmen.

JAVIER AKERMAN dijo...

Mi querida Carmen:
Voy raudo a visitar tu nuevo blog.
Un fuerte abrazo y bendiciones.

En el Ser... dijo...

Querido Javier

Es hermoso comprender a través de tu entrada, como la verdadera esencia de todas las tradiciones espirituales es la misma.

Comprender en este caso como el Cristianismo y el Budismo se basan ambas en el amor y la compasión y como, en última instancia ambas nos guían hacia la liberación y el encuentro con la felicidad eterna.

Muchas Gracias Javier y muchas bendiciones!
Cariños
Maribel

forseti99 dijo...

Sin duda es cierto que ambos, cristianos y budistas, pueden llevarse bien, pero lo que es más cierto es que cualquier religión basada en estos principios puede (o debería poder) llevarse bien con las otras, no obstante vemos tantas veces que no es así...

Creo que en todas las religiones deberían preocuparse un poco más en conocer su "patrimonio espiritual" (que tal como explicaste en el post anterior no es muy divulgado y que por cierto, en mi opinión no es el cristianismo el único que sufre de esto), si cada uno aprendiera los métodos de amor y compasión de cada una de las religiones no dudo que todos podríamos mejorar nuestras relaciones.

luzysolyluna dijo...

Hola javier: gracias por hacernos llegar estos textos, vamos hacia la union por que no de las religiones: me quedo con tus palabras: "La unión de budistas y cristianos en aras de un mundo más pacífico, es una verdadera bendición. A pesar de todas las diferencias, las aparentes diferencias, cultura y tradición"

Hay un libro que se titula "los 7 maestros un camino" de John Selby, que he leido un poco. Habla de Patanjali, Lao-tse, Buda, Jesús y Mahoma, y que nos lelvaron a lo mas hondo con sus enseñanzas. Uno nos han enseñado en centrarse en la respiracion, otro la meditacion, serenar la mente, otro la bondad, y aceptar el mundo como es, Jesus: el amor, amarse a uno mismo, y amar a los demas, y otro, pues estar abiertos para recibir la ayuda curativa de Dios, y no se refiere solo a enfermedades, si no a curar otro tipo de cosas.



Esta interesante, al final es lo que dices TU. la union de las religiones cogiendo lo bueno, lo util, es buena. Yo me uno al budismo, y a la religion de Jesus.

Abrazos mil, y gracias por tus bellas palabras hacia mi.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Maribel.
Feliz semana y muchas bendiciones.
Un fuerte abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias a ti Lucía.
Feliz semana.
Muchas bendiciones.
Un fuerte abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Más claro imposible, Forsetti.
Gracias por tu interesante reflexión.
Un abrazo y feliz semana.

María dijo...

He estado unos días de viaje y no he podido venir a leer tu blog, aunque ya le echaba en falta, Javier, porque siempre saco fondo de lo que escribes del Budismo, muy interesante siempre.

Un beso.

JAVIER AKERMAN dijo...

Muy grata tu visita, querida María.
Un beso.

María Jesús Verdú dijo...

Me alegró mucho tu visita. Todavía estoy poniéndome al día con los comentarios. Un placer leerte y visitarte. Feliz fin de semana

JAVIER AKERMAN dijo...

Un placer la tuya, María Jesús.
Un fuerte abrazo.