martes, 11 de agosto de 2009

MUNDO DE FANTASÍAS.


“Piaget encontró que los niños comprenden por primera vez aproximadamente a los cinco años de edad que ellos crean sus propios sueños, y no una influencia externa. La meditación es así. También ayuda a los meditadores a descubrir cuánto de su propia incomodidad surge desde adentro. Poco a poco, se va viendo que el sufrimiento es causado por uno mismo, es el producto de un ego que construye su propio mundo de fantasías, ilusión y engaño.” James H. Austin, Zen y el Cerebro.

12 comentarios:

Patricia dijo...

Hola que interesante blog....mmm..wait a minute! ya nos conocemos!!...eramos amigos blogueros, que paso? creo que las ocupaciones, por mi parte la confusion de amistades por aqui alla, viajes, ocupacion... tu tambien, y asi nos perdimos el contacto :)
Regreso para deleitarme nuevamente, gracias por tu amistad,
besos, feliz semana...

JAVIER AKERMAN dijo...

¡Patricia! ¡Que grata sorpresa!
La amistad no depende del tiempo.
Me alegro, querida amiga, de tu visita.
Voy raudo a tu blog.
Besos y feliz semana también.

Anónimo dijo...

He vuelto a leerte Javier! No me cansaré en agradecerte por compartir tu conocimiento, que tanto bien hace.

Que tengas un buen fin de semana.

Saludos
Ezequiel

JAVIER AKERMAN dijo...

¡Que sorpresa Ezequiel!
Gracias por la visita.
Un saludo cordial.

bahhia dijo...

El ego ... que no para de ponernos trampas para sobrevivir.

Un abrazo!

Ricardo Tribin dijo...

Como siempre brillante, mi muy querido y admirado Javier.

La mente es todo....y cuando la perdemos llegamos casi que a la nada.

Un abrazo inmenso

JAVIER AKERMAN dijo...

Si querido amigo Ricardo. La mente lo es todo.
Gracias por tu visita.
Un fuerte abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Cierto, Bahhia. Es un tramposo que nos busca...
Un fuerte abrazo.

Fael·lo dijo...

Esta entrada y la anterior de "El bote" explican a la perfección todo el mal que hay en la sociedad.

Es así de sencillo pero a la vez así de complicado.

Quien no lo sepa ya lo aprenderá deprisa!

Un abrazo Javier

JAVIER AKERMAN dijo...

Efectivamente Fael-lo, tarde o temprano todos aprenderemos esa verdad en carne propia.
Un fuerte abrazo.

María dijo...

Estoy de acuerdo, en que el sufrimiento lo causa uno mismo, a pesar de ser las circunstancias las que puedan inducir a ello, pero teniendo siempre la mente envuelta en optimismo, las cosas siempre se ven de un color clarito, por eso, no debemos nunca dejarnos vencer al caer, y volver a levantarnos cuanto antes.

Un beso.

JAVIER AKERMAN dijo...

Un placer tu visita, María.
Un beso.