jueves, 18 de septiembre de 2008

¿POR QUÉ DEBEMOS "SER BUENOS"?

El divulgador y escritor budista Sherwin L. Byron ha dejado escritas unas sabias recomendaciones sobre el “porqué” de la necesidad de la bondad humana, de “ser buenos” con oposición a ese nihilismo existencial que impera hoy en día. Son unos consejos que todos deberíamos meditar.
Que los disfrutéis como yo lo he hecho.

· Intencionalidad: método para evaluar conductas
· Acción moral e inmoral
[...] Uno de los factores principales en la toma de decisiones de este tipo, y que, en última instancia, determina si nuestras acciones son moralmente correctas o incorrectas es la intencionalidad. Si la intención de la persona es obrar bien, la acción puede considerarse moral. Pero si, por el contrario, la intención es mala, diremos que se trata de una acción inmoral.

· Regla básica universal: ponerse del lado del otro
· Otroísmo como filosofía de la vida
Puesto que tener muchas reglas puede crear confusión, la mayor parte de las tradiciones religiosas han tratado de sintetizarlas en una única regla que determine el comportamiento moral del individuo, una regla básica que pueda aplicarse a toda decisión ética. Esta simple regla es conocida propiamente como la Regla de Oro: “Haz a los demás lo que te gustaría que ellos te hicieran a ti”. Variaciones de esta regla podemos hallarlas en el Nuevo Testamento, en el Talmud, en las enseñanzas de Confucio o Aristóteles, en el Corán y en muchos otros libros sagrados.
Los filósofos llaman a este enfoque “reversibilidad”. En otras palabras, póngase en el lugar de los demás e imagine cómo se sentiría si, en lugar de ser el agente de su acción, la consecuencia directa de ésta recayera en usted.

· Compasión y empatía
· Desarrollo de un verdadero amor
La empatía es la base de las relaciones éticas porque emotiva a la gente a poner en práctica los valores morales a través de sus obras. La empatía abre la puerta que nos hace compartir el dolor y la alegría de los demás; ayuda a establecer y a estrechar la comprensión mutua y las relaciones interpersonales. La empatía es el ingrediente fundamental del más preciado valor del ser humano: el amor.
· Ética y conducta moral social
· Importancia de los hábitos y costumbres

Hay personas que consideran que la ética consiste en obedecer las convenciones sociales. La raíz etimológica de la palabra “moralidad” es mores, voz latina que significa “costumbre”. En este sentido, las normas éticas no son más que el conjunto de hábitos y costumbres de una sociedad o grupo social aceptados por convención. Desde esta perspectiva, llevar una conducta ética significa seguir las normas propias de la sociedad en que se vive. Así pues, dado que la garantía de continuidad de una sociedad es la conformidad de sus integrantes con los valores que la identifican, cualquier sociedad privada de normas que gobiernen la conducta moral, se desmoronaría rápidamente.

· Egoísmo y responsabilizar a los otros
· Necesidad de la madurez humana

[...] Vivir éticamente, ser moralmente bueno, implica potenciar activamente nuestra voluntad. De no hacerlo, responsabilizaremos a los demás de nuestros errores, problemas y desgracias –reales o imaginarios–, adoptando una actitud victimista. Hacer de nuestra vida una obra de arte implica madurez moral, lo que requiere ser conscientes y responsables de las decisiones que tomamos.
Seguiremos en otros post con los sabios consejos de Sherwin L. Byron ("¿Por qué ser bueno"?).
Ahora os aconsejos visitar: www.tantrayana.blogspot.com en donde hay un post muy interesante sobre “cómo calmar las emociones negativas”.

8 comentarios:

Jan Puerta dijo...

Apreciado Javier,
Pasear por estos remansos de paz y buenas voluntades me hacen recordar la necesidad de mantener el enunciado de esta entrada como principio básico de equilibrio.
Nuestras emociones seguramente mejorarían muchísimo si pensásemos en lo positivo que tiene la vida como camino a recorrer para buscar ese ansiado equilibrio entre el cuerpo y la mente.
Deberíamos de leer mas y dejar que nuestro interior nos llevase.
Quizás deberíamos de preguntarnos que razón hay para ser malos.
Un fuerte abrazo

JAVIER AKERMAN dijo...

Estimado jan:
La última frase de tu comentario "Quizás deberíamos de preguntarnos que razón hay para ser malos" me ha dado pie para el siguiente post.
Gracias y un fuerte abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Muy admirado Javier.

Tus posts son un compendio de vida.

Somos buenos...pero en el camino nos torcemos y luego reflexionamos y volvemos a ser buenos.

Excelente post!!!

JAVIER AKERMAN dijo...

Estimado Ricardo:
Tus mensajes son siempre un bálsamo de amistad para el alma.
Un fuerte abrazo.

PAOLA dijo...

Javier: la música y las palabras me lenaron d epaz. Extrañaba leerte, recién ahora me estoy poniendo al día.
Qué buen incentivo hacernos conocer un poco más de la profundidad de tus conociemientos!
Ser bueno, que no quede en la intención o en las palabras, que se acune en los hechos y verdades.
Besos

JAVIER AKERMAN dijo...

Es cierto Paola, debemos ir más allá de las intenciones.
Un beso.

Ricardo Tribin dijo...

Querido Javier.

Definitivamente tu sentido Budista le da tambien ispiracion a lo que publicas.

Un nuevo abrazo con muchisimo aprecio.

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciado amigo Ricardo:
Gracias, de co´razón, por tu grata visita.
Un fuerte abrazo.