martes, 15 de abril de 2014

DECIR NO CON COMPASIÓN.

¿Estás cansado? Descansa. Eso no significa holgazanear o rehuir de los compromisos. Presta atención a tu cuerpo y a tu mente, para poder atender lo que la vida y la gente te pide, pleno de energía y motivación.
Nadie conoce mejor que tu si eres un Asterix bebiendo su pócima mágica o un Supermán que se ha quedado exhausto al tocar la "criptonita". 
No vayas más allá de tus límites, pues los demás probablemente solo conozcan su propia necesidad y no tu esencial capacidad. 
El camino espiritual no es sinónimo de martirio o de que te conviertas en un esclavo de las exigencias de los que te rodean. El esclavo sumiso refuerza la conducta del amo. 
Un profesor mío de teología decía que los "mártires solo son un buen bocado para los leones hambrientos"
Usa la inteligencia, como el Buda aconsejó y no te dejes llevar exclusivamente por el corazón. No caigas en el error de querer complacer a todo el mundo porque "el mundo acabará por exigirte más de lo que puedas dar". 
Dí, "lo siento, hoy no". O "quiero, pero no debo o no puedo". Nadie debe juzgarte si en tu "pedigree" o historia personal has demostrado con creces que siempre has estado ahí cuando te necesitaron. 
Y si a alguien le parece mal probablemente ha proyectado en ti su propio ego y oscurecimiento egoísta. No caigas en la trampa del "bueno" sino del "justo" que se abre a la compasión redimiendo comportamientos que no supone decir sí a todo y a todos. 
No te pongas por encima de nadie, no critiques, no te alabes, pero cuando lo creas conveniente entra en tu morada de silencio y respira. No señales a nadie como causa de tu fatiga, pero recupera tu fuerza vital. 
Estar bien es un deber, una disciplina (Sila), pues a través de ella permanecerás en el Dharmata, observando tus actos y vigilando tu comportamiento y los resultados de los mismos. Enseña a vivir con compasión y justicia a través de ti mismo, no solo de tus palabras. Ese es uno de los caminos del bodhisattva. 
Feliz Semana Santa a todos. Que el Cristo sea símbolo de mensaje de entrega y no de contienda. Que el Buda sea tolerancia en el camino. 
Muchas bendiciones desde el corazón.

4 comentarios:

Ángel Hosshin (法身) dijo...

Buena reflexión.
Gracias y felices dias.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias, Ángel.
Felices días también para ti.

Antonio Chaman dijo...

Sabias palabras amigo
un abrazo

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias, querido Antonio.
Un abrazo grande.