lunes, 26 de marzo de 2012

MEDITACIÓN EN LA COMPASIÓN GUIADA

Este vídeo fue realizado por mi buen amigo Antonio Cigarrán, de la Asociación Tíbet-Galicia, durante mi conferencia conmemorando el XXIIº aniversario de la concesión del premio Nobel de la Paz al Dalái Lama. Yo aún llevaba puesto el parche en el ojo por el accidente sufrido en diciembre, felizmente ya recuperado en la actualidad.
Se trata de una meditación guiada en la Compasión. Espero que os guste y sea de utilidad.
Bendiciones a todos.

4 comentarios:

Paz en unidad dijo...

Gracias querido Javier... poderosa práctica el Tong-Len.

Un abrazo siempre con suave fortaleza!

Carmen

Oz dijo...

Hola Javier, me gusta mucho tu blog, es muy ameno de leer y completo.
Sigue así con este excelente trabajo, saludos y felicitaciones de Oz, desde:
http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Reservaré tiempo para el video. mi guía me transmitió en una canalización que debo abrirme a la compasión vista como empatía más afecto.

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Javier:

No solo acabo de ver la meditación Tong Len de tu amigo Antonio Cigarrán, la cual me ha hecho llorar muchísimo cosa que me ha servido para darme cuenta de que debo practicarla más a menudo hasta desarrollar una conciencia más ecúanime y ser capaz de ser compasiva en cada minuto del día, sino que también he visto tu meditación de la compasión en You Tube, la cual me va a servir para ir limpiando impurezas, perdonar y fortalecer vínculos con las distintas personas que han estado y que todavía están en mi camino.

También creo que ésta es una práctica ideal para ser consciente del poder del agradecimiento y del regocijo que debemos sentir sólo por ser capaces del simple hecho de respirar.

Además, Javier, ambas meditaciones trabajan el amor por la belleza y la unidad dentro de la dualidad que podemos experimentar en nuestro querido y hermoso planeta Tierra. Este planeta tan perfecto e insuflador de vida en cada nuevo día, que tan bello se ve desde la distancia y, por supuesto, desde la posición que ocupamos cada uno de los que tenemos la fortuna de habitarlo. Respetarlo y alentar su preservación y equilibrio es una noble labor. Y, por supuesto, estas meditaciones nos invitan a estar en equilibrio y en paz con el día a día.

Gracias, Javier, por tu trabajo, por el trabajo de Antonio Cigarrán y por ayudar a la humanidad con vuestros métodos, que tanto pueden servirnos para acercarnos a la condición humana de la elevación y la espiritualidad.