jueves, 17 de febrero de 2011

FALLECIMIENTO DE MI SUEGRA.

Ha fallecido el 17 de febrero mi suegra Agripina Framil Cao.

He tenido abandonados los blogs para acompañar a mi mujer en estos duros momentos.

Poco a poco iré contestando los comentarios y mensajes atrasados.

Gracias por vuestras oraciones por Agripina y la solidaridad con Amparo, pues vuestros pensamientos fraternales de apoyo siempre llegarán al corazón. Basta con un simple deseo sincero, cerrar los ojos un par de minutos y dejar que el corazón se exprese por si mismo. Es un acto que beneficia a todos: quien lo emite y quienes lo reciben.

La muerte no es el final…

Que Dios os bendiga a todos.

4 comentarios:

Angel dijo...

Así es Javier: La muerte no es el final. Un calido abrazo.

Antonio Thubten Sherab dijo...

Lo siento mucho....que alla donde valla encuentre paz

Anónimo dijo...

la muerte es siempre el comienzo de la historia dios le de tranquilidad y consuelo a tu esposa-carmen

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Pues sí, Javier, la muerte es parte del proceso eterno de existencia del ser pero no podemos evitar sentirnos apenados, cuando afecta a alguno de los nuestros.

Recibe mis más sinceras condolencias y que Dios te bendiga a ti también, Javier.