domingo, 9 de enero de 2011

MEDITACIONES DIARIAS: UNA PUERTA A LA PAZ MENTAL.

A primera hora de la mañana, como casi todos los días, me he levantado para practicar mi meditación diaria. Me gusta el silencio de la aurora, la quietud del ambiente.
Es una invitación a "perderse en la meditación", a no influir en nada ni dirigirse hacia ningún sitio. Meditar es sentarse y seguir la respiración. O repetir mental o verbalmente el mantra escogido, sin tratar de hacerlo bien o dudar de su resultado. Algunas veces, como lectura previa a la meditación, suelo abrir un texto budista al azar y lo leo detenidamente. Generalmente hago esto los domingos. En esta ocasión el texto que surgió fue este:
"Poseer amor es como intentar tomar posesión del aire" (Rodney Smith. Lecciones de los moribundos).
Estas frases o aforismos suelen acompañarme toda la semana como motivo de reflexión diaria y casi siempre suelen ayudarme de la forma más inesperada. Son como una fuente limpia de inspiración espiritual y psicológica.
¿Por qué no probáis? También se puede utilizar la Biblia u otro libro espiritual, además de los budistas. Pero cuidado, no es un acto "adivinatorio" o un "oráculo casero". Se trata de algo similar a una "lectio divina", una meditación atenta sobre un texto espiritual. No hay que "preguntar nada a nadie", simplemente leer y dejar que el significado penetre en nuestra mente sin intención alguna.
Feliz semana a todos.

7 comentarios:

Thubten Sherab dijo...

Como siempre tus palabras estan repletas conocimientos y sabiduria fruto de una dura y larga practica...eres todo un ejemplo amigo

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Thubten, querido amigo.
Un fuerte abrazo.

Salva dijo...

Muchas gracias Javier por tus consejos y enseñanzas. Como siempre un placer leerte.
Un abrazo estimado amigo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias a ti, Salva.
Un fuerte abrazo.

M. Jesús Verdú Sacases dijo...

¡Hola Javier!

Yo también madrugo y practico meditación, visualización creativa, leo mis afirmaciones e invoco a algún ángel. Luego salgo a hacer un paseo antes de ir al trabajo y procuro prestar atención a algo tan simple como mis pasos,a la brisa, a los colores del cielo al amanecer y envio bendiciones silenciosas con quienes se cruzan en mi camino.

Muchas gracias por compartir tu experiencia meditativa porque sirve de ejemplo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Magnífica práctica, Mª Jesús.
Integrativa y trascendente.
Un abrazo.

chema 753 dijo...

A veces los sentimientos contienen ideas. Nunca son propias. Son interdependientes de cuanto se lee, se escucha, se oye. El otro día el dolor por el proceso de divorcio que esta viviendo me hizo decirle " si sois generosos los dos, ganareis los dos. Si sois egoistas los dos, perdereis los dos. Y todos los demas.
Cuanta desilución contenida.