domingo, 28 de noviembre de 2010

FACEBOOK: UNA REFLEXIÓN BUDISTA.

Facebook es un medio excelente de relación social. También una forma de practicar el Dharma. ¿Os extraña? Trataré de explicarme con la mayor brevedad.
Me inscribí en la Red Social casi en sus inicios. He aceptado a la mayor parte de quien ha solicitado mi amistad virtual, excepto en aquellos casos en los que el solicitante ocultaba su identidad, utilizaba una foto ajena o intentaba incluir en mis contactos consignas y usos que atentan contra la dignidad de las personas o los derechos humanos. Y si alguna vez se me "coló" algún "terrorista virtual", al instante lo he dado de baja, haciendo uso de mi libertad. Por esa razón he abierto las puertas de mi "Casa Virtual" a todos aquellos que me lo han solicitado, aún sin conocerlos en persona (que son mayoría). Eso es lo que nos dice el Budismo, al fin y al cabo, ¿no? Abrirnos a los demás, a quien nos lo solicite, sin prejuicios. Sobre todo si el solicitante es alguien ya conocido por nosotros o con una identidad social acreditada. Negarme a agregarlo a mis "amistades" es un acto contrario a la fratermidad, pues ¿que tengo que ocultar? Si deseo mantener un contacto privado, "exclusivista" o de "elite" puedo crear mi propio grupo, mi propia red o simplemente no acceder a Internet. No obstante esta es mi opinión y cada uno hace uso de la Red como le convenga. Solo he expuesto un punto de reflexión en esta Era Virtual. Ya han sido varios los simpatizantes budistas quienes me han comentado que tal o cual maestro, lama o monje les ha negado el acceso alegando "que no los conoce en profundidad" o que "solo desea tener en su lista un número determinado de amistades". Me parecería bien, siempre y cuando utilizase su identidad civil profana y no la de monje, lama o maestro budista. ¡Si hasta el Dalai Lama acepta a todo aquél que se lo pide! ¡Ay, el Ego, poderoso Ego!
Por cierto, estoy en Facebook. Y hasta el momento ha sido una magnífica herramienta de relación laboral y social. Sus fallos o errores son los mismos que podemos encontrar fuera de Internet. ¿O acaso no es "peligroso" perder una agenda o un teléfono móvil?
Con mis mejores deseos en el Dharma.

18 comentarios:

FLORECHEVARRIA dijo...

Si, Javier! Estoy totalmente de acuerdo! Algunos me dicen que es peligroso aceptar a gente que no conozco, pero como negarle la amistad a alguien que me lo solicita! Un fuerte abrazo!

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Flor. Yo me refiero sobre todo a quien en su perfil se declara monje, lama, sacerdote o similar. Se entiende que en ese caso debería predicar con el ejemplo. Pero si lo hace en el ámbito privado, como Pepe o Juan está en su derecho a aceptar o no a quien se lo solicite. A eso me refería.
Un fuerte abrazo.

FLORECHEVARRIA dijo...

Y porqué no actuar nosotros como deberían actuar los lamas. Porque ese acto de confraternidad debería estar reservado para ellos. No debemos nosotros seguir su ejemplo?

JAVIER AKERMAN dijo...

Sí, Flor, tienes razón. Pero cuando uno se presenta como monje, lama o sacerdote tiene un imperativo moral o ético añadido. Claro que todos deberíamos aspirar a lo mismo.
Un abrazo.

luzysolyluna dijo...

Hola: pues yo no tengo faceebook, y la verdad,con el blog y el hotmail, me entiendo mejor. Pero en algo si te doy la razón, si alguien particular lo pone, puede aceptar o no, ahora si ya es una persona como monje,sacerdote, o algo asi, y lo hace publico, creo que tenia que aceptar a todos, incluso al que no cree. No tiene sentido que tengan un faceebook si no lo hacen asi. Otra cosa es que la falta de tiempo les impida responder tan a menudo como quisieran.

Un abrazo

JAVIER AKERMAN dijo...

Efectivamente, Luzysolyluna.
Un abrazo y feliz semana.

GELY dijo...

Javier me gusta mucho este post, ¿me dejas publicarlo en mi muro?

JAVIER AKERMAN dijo...

Claro Gely.
Un abrazo.

GELY dijo...

Muchas Gracias Javier

Veronica Curutchet dijo...

estoy completamente de acuerdo contigo Javi!
un beso enorme!

JAVIER AKERMAN dijo...

Besos, Vero.

Veronica Curutchet dijo...

Muchos miles para vos Javier!

GELY dijo...

Felices fiestas

Toupeiro dijo...

Mucha gente solo necesita atención, pero algunos están dispuestos a fastidiar.

Me parece acertado utilizar la libertad y el sentido común.


Un fuerte abrazo.

Olga i Carles dijo...

He probado el facebook varias veces y no me funicona, no puedo entrar...
De todas maneras tengo amigos que les va muy bien.

En cuanto a lo de monje. Se lleva en el corazón y en la vida real. No hace falta cerrarse.


Grácias.

María dijo...

No sabía que estabas por facebook, acabo de enviarte la invitación, Javier.

Me resulta dificil negar la amistad a nadie aunque no los conozca.

Un beso.

lluviadeabril100 dijo...

Me gusta tu forma de pensar, nos cerramos demasiado y nos aferramos demasido a las cosas. Dejar que el aire entre en la habitación y poder compartirla es sano.
Un fuerte abrazo

pauline dijo...

Interesante reflexión. Para tener en cuenta.
Pero me parece que lo del peligro del Facebook se refiere a que lamentablemente mucha gente usa el Facebook para hacerse pasar por quien no es, con fines de engatusar sobre todo jovencitas y jovencitos, que tienden a ser ingenuos y creer que todo lo que les escriben es auténtico. La virtualidad hay que manejarla con pinzas, leer entre líneas, y saber que toda acción conlleva una reacción, no siempre favorable.
¡ Saludo !