lunes, 24 de mayo de 2010

LA CRISIS ECONÓMICA: UNA VISIÓN A TRAVÉS DEL BUDISMO.

"Tenemos que tener cautela para no terminar con un Estado desequilibrado que se concentra demasiado en uno y deja de lado las exigencias de la ética—la ética individual o el comportamiento individual y la ética social—a la hora de elaborar una política adecuada". Premio Nobel de Economía Amartya Sen.
La verdadera crisis es el factor humano, no el económico, pues éste último es producto del primero. Las situaciones extremas tienden a ser las más propicias para iniciar cambios, cambios que deben empezar por uno mismo, que deben llevarnos a un sano "decrecimiento" que nos haga más conscientes de las verdaderas necesidades. Es necesario cuestionarnos los modelos de progreso imperantes hasta hoy, y retomar de nuevo las preguntas fundamentales sobre el significado de la existencia humana, que el budismo siempre ha enseñado.
El budismo enseña que la libertad no debe entenderse como “poder hacer lo que queremos”, sino “tener menos necesidad de hacer por nosotros y más por los demás”. Este esfuerzo se convierte en “energía gozosa”, virya, que fecunda las situaciones, que las enriquece. Eduardo Velásquez, autor de un ensayo sobre el budismo y la crisis económica, lo ha dejado muy claro de forma magistral. Estas sabias palabras deberían ser meditadas por todos, incluídos los economistas que buscan una explicación a la crisis que estamos viviendo:
"Si pensamos que antes estábamos mejor, estamos equivocados; estábamos peor; estábamos creando las causas que nos han traído al presente. Si en diez años estamos mejor, es porque lo que hacemos hoy es mejor de lo que hicimos hace diez años. Si no entendemos esto, si no entendemos que la causa es más importante que el efecto, no podremos aprender en forma inteligente. Para cambiar el efecto hay que cambiar la causa, hay que entenderla. Tratar de cambiar el efecto, de curar el síntoma sin ver la enfermedad, es no haber aprendido lo que hay que aprender. (sic) La sabiduría mundana nos dice que para entender la historia debemos mirar el dinero, riqueza, la economía; la sabiduría budista nos dice que debemos mirar el karma. Un cambio en el sistema económico no cambia necesariamente la dinámica de las relaciones humanas. De la misma forma debe proceder el cambio, del nivel más sutil al más burdo, o de arriba hacia abajo, si se quiere. Si la conciencia en la clase “dirigente”, la clase que genera las ideas, no cambia, no puede cambiar el campo en el que ella ejerce su influencia, en el que dicta su ley. Mientras nuestras vidas estén regidas por la ignorancia, por el deseo de alcanzar nuestra felicidad en forma egoísta, no habrá sistema posible que haga verdadera justicia".
Puedes visitar también:
www.tantrayana.blogspot.com

8 comentarios:

Fael·lo dijo...

En estos momentos de crisis, es cuando más "despiertos" debemos estar para que la mente y sus pensamientos no nos hundan

Una sugerencia importante es la práctica de la meditación en cualquiera de sus formas, que nos ayudará a centrar nuestra visión en el momento presente y a reconducir nuestro sufrimiento hacia un modo más racional, basándolo en lo que es y no en lo que fue o en lo que uno imagina que puede llegar a ser.

Un abrazo Javier!

María dijo...

Me gusta la manera tan positiva con que enfocas la crisis desde el lado budista, desde esa visión tan sumamente positiva, y alentadora, pero... ¡qué dificil es verlo así!, me resulta imposible, creo que necesito leer tu escrito varias veces para creérmelo, porque esta crisis me está afectando bastante, no solamente, económicamente, sino moralmente, estar en el paro, después de casi toda una vida trabajando, es un palo muy grande, y afecta moralmente a la persona, no sólo por el dinero, más creo que yo importante el sentirse útil para la sociedad, y estando así te sientes inerte, inútil, perdida...

Un beso, amigo, y siento mucho no verlo igual que tú.

JAVIER AKERMAN dijo...

Un fuerte abrazo, querido Fael-lo. Gracias por tu aportación.

JAVIER AKERMAN dijo...

Querida María:
¡Lo terrible sería que todos viésemos lo mismo y tuviésemos la misma opinión! La diversidad... lleva a la unidad.
Besos mil y feliz semana.

luzysolyluna dijo...

Hola Javier: creo que lo que se pone aqui es cierto. Si no cambiamos la forma de pensar: "Todos" incluido el ciudadano de pie" que solo grita y protesta y no hace nada, ni corrige sus propios fallos de consumir y gastar, "mal vamos". Si lo q impera la deshunion, no hay valores, "mal vamos". Y si los "Politicos", no dejan de pensar solo en su partido, y en sus intereses economicos, y amiguetes, "mal vamos". Si no se bajan sus sueldos y caprichos, y solo suben impuestos. Y tanto el que gobierna como la oposicion y demas, lo hacen todos. Si la RELIGION CATOLICA, no trata de cambiar rigideces que no venefican, y que lo unico que hace es que la gente pierda la fe, sin fe el ser humano se pierde. Como es posible, que en Africa que hay tanto Sida, se predique no usar preservativo, que hay que abstenerse. Y que los curas no puedan casarse, y etc...

LO QUE PASA ES FRUTO DEL PASADO, PUES COMO BIEN DICES, PARA TENER UN BUEN FUTURO DEBIAMOS SERGUIR BUENAS PAUTAS, COMO BIEN AQUI DICES.

No estoy para escribir aun en mi blob, pero me ayuda leer tus textos. Un fuerte abrazo

JAVIER AKERMAN dijo...

Sabia reflexión, querida Luzysolyluna.
Me alegro que puedan ayudarte las entradas.
Besos y bendiciones.

|||||_______/ dijo...

Akerman, siempre un placer.

Esta entrada es muy significativa para mi. Gracias.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias!
Un fuerte abrazo.