domingo, 27 de diciembre de 2009

MORALIDAD Y ÉTICA BUDISTA.

El budismo, por lo tanto, es moral y no autoritario. Esto no significa que un maestro budista no tenga buenos consejos que ofrecer. Es, simplemente, que la moralidad no es cuestión de culpabilidad y castigo, sino de acción y consecuencia y de percepción del proceso. Si vemos lo que hacemos en toda su plenitud, la moralidad no es cuestión de culpabilidad y castigo, sino de acción y consecuencia y de percepción del proceso. Si vemos lo que hacemos en toda su plenitud, la moralidad llega de forma natural.

NUEVO BUDISMO. Guía básica para una nueva forma de vida. Autor: David Brazier. Editorial: Oberon. Madrid (2001), p. 152.

9 comentarios:

Chris Waltz dijo...

Creo recordar, Javier, que había una "rama" del budismo que no creía en el karma, es decir, que no había que obrar el bien esperando recibirlo de vuelta. Simplemente hay que hacer lo que hay que que hacer, lo "natural" [para enlazarlo con tu entrada del blog.]

Lo cierto es que este es un punto del budismo que a mí particularmente se me escapa. Sé que como budistas, nosotros no tenemos punto de vista, no juzgamos, no existe el bien y el mal, porque eso es ponerse en contra de algo, cuando en realidad no existen una cosa que se pueda poner en contra de otra, ¿no?

Aunque estoy leyendo tu blog desde el principio, escribes desde el 2007, así que agradecería cualquier pista que me pudieses dar para clarificarme este punto tan confuso para mí. ¿Existe el bien o el mal? Si no es así, ¿como se actúa de forma correcta o incorrecta?

En fin, gracias por tu blog y felices fiestas.

Un abrazo.

ver con los ojos del corazon dijo...

Si, si...cuando uno tiene la comprensión de cómo actúa el Karma...sin forzar mucho, su vida va reordenándose...y hasta ver un insecto le despierta respeto... en lugar de ir a por él como gran parte de gente.

Esa ley de Causa y Efecto nos anima a practicar la virtud y beneficiar a todos los seres.

Gracias... gracias, apreciado Javier.

Un Abrazo dhármico.

Carmen.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias a ti, Carmen.
Un fuerte abrazo.

María dijo...

Un budista siempre tiene muy buenos consejos que ofrecer, siempre practicando sanación en el cuerpo y en la mente.

Ya vá quedando poco para que finalice el año, por eso mismo, quiero brindar la finalización de éste año y el comienzo del nuevo con un brindis de amistad bloguera.

Que en el nuevo año se cumplan todos tus deseos, y esté lleno de mucha paz, amor y felicidad.

¡¡¡¡¡¡FELIZ AÑO 2010!!!!!

Un beso.

JAVIER AKERMAN dijo...

Querida María:
¡Feliz 2010! Es un placer tenerte como amiga.
Un fuerte abrazo.

María Jesús Verdú dijo...

No podía iniciar el Año Nuevo sin pasar por tu blog para felicitarte y desearte una feliz entrada de Año Nuevo y que se cumplan todos tus sueños y deseos. Por supuesto, en este año voy a seguir visitando tu maravilloso espacio virtual ya que es un placer estar en él y leer tus sabias palabras

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Mª Jesús.
Te deseo lo mejor en este año que empieza.
Un fuerte abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Hola Chris:
El karma es inherente al budismo. Lo que sí hay que diferenciar es realizar un "karma positivo egoísta", es decir, buscar el bien poe el "premio" de la buena acción y no por el bien mismo.
El budismo (sobre todo el zen) no se posiciona en "yo", "tu", "esto" o "aquello", no "nomina", pero a efectos prácticos realizamos diferencias a nivel expresivo.
Sobre el bien y el mal hablaré en próximos post ampliamente.
Gracias por tus reflexiones e inquietudes.
Feliz 2010.
Un abrazo.

Chris Waltz dijo...

Primero de todo, feliz año, Javier.

Gracias por responder, ahora me queda un poquito más claro, pero estaré esperando las siguentes actualizaciones de tu blog.

Un abrazo!