sábado, 7 de noviembre de 2009

PALABRAS DE SOGYAL RINPOCHÉ.


Sabias palabras del maestro budista Sogyal Rinpoché, para ser meditadas tanto por budistas “dogmáticos” (menuda contradicción, pero los hay) como por miembros de cualquier otra confesión religiosa, incluyendo ateos y agnósticos, porque hacer el bien no debe tener ninguna etiqueta determinada:

“Ofrecer la enseñanza, en el espíritu del budismo, sin ningún propósito de exclusividad ni conversión pero de una manera lo más abierta y extendida posible, para ser útiles a las gentes de todas partes, sea cual sea su procedencia o su fe. Puesto que el corazón del Buddhadharma, la Visión esencial, es tan sumamente práctico, sencillo y a la vez profundo, puede enriquecer y profundizar la comprensión de cualquier persona, al margen del camino espiritual que siga”. (El futuro del Budismo”).

17 comentarios:

María dijo...

Gracias por compartir la enseñanza, me parece muy interesante.

Saludos.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias a ti María.
Feliz fin de semana.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

¿Budistas dogmáticos?. El "verdadero budista" supongo yo que, en cierto sentido, tendrá que dejar de ser budista (abandonar la valsa después de cruzar a la otra orilla).

Saludos

JAVIER AKERMAN dijo...

Sí querido "Anónimo", estoy de acuerdo contigo, "después de cruzar el río hay que dejar la balsa", desprenderse incluso del concepto mismo.
Pero hay budistas dogmáticos, como en todas las religiones.
Un saludo cordial.

Shanty dijo...

Me encanta la filosofía budista. Sabiduría ancestral pura, sin prejuicios y dogmas.
Un abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Sí, querida Shanty, pura apertura mental.
Un fuerte abrazo.

ver con los ojos del corazon dijo...

Mi experiencia no ha sido ésta apreciado Javier... en el centro que recibí enseñanzas.... éstas muy bien...pero dentro de la sangha - me sabe mal criticar, pero debo decirlo- poca apertura encontré...más bien al contrario... una cosa es la teoría...y otra la práctica... Y lo que no deja de extrañarme es que en personas con años de práctica... haya tanta dualidad, cerrazón, tanto ego, tanta envidia...

bueno...lo dejaremos aqui... que cada uno haga su camino. No deseo profundizar más.... Una cosa es el DHARMA GENUINO...y otra las personas que revolotean alrrededor... que hay para todos los gustos... es la vida.


Gracias, hermano por tus aportaciones...que me refrescan todo el contenido que vive en mi.

Un fuerte abrazo...

Carmen

|||||_______/ dijo...

Siempre lo leo, Javier. Me encantan sus blogs.

Quisiera que nos enseñara algo acarca de la concepsion de la pereza en el budismo y los antidotos que ofrecen para superar esa traba.

Abrazo cordial!

JAVIER AKERMAN dijo...

Estimada Carmen:
Ya he escrito en un post en mi otra página de budismo acerca de la diferencia entre el "budista" y el "budismo". Los hombres y sus egos existen en todas las religiones y filosofías. Yo también lo he vivido, con envidias de algún que otro "maestro" que incluso te niega el acceso "amistoso" a su página de Fecebook, por ejemplo, por envidia malsana y ego desmesurado. Pero son los menos y en todo caso no desvirtúa la esencia del budismo y sus enseñanzas.
Un abrazo y bendiciones, apreciada hermana.

JAVIER AKERMAN dijo...

Estimado amigo:
Estimado amigo:
Le contestaré con palabras de Bel Cesar : Según el Abhidharma, la pereza es uno de los Veinte Factores Afines de la Inestabilidad (o una de las Veinte Emociones Secundarias). En la pereza nos apegamos, por ignorancia, a una sensación aparentemente positiva, como la somnolencia, y abandonamos la iniciativa de actuar en función de algo mayor y positivo.
La pereza del abandono, que surge cuando pensamos “por qué no dejar para mañana..?”. La pereza ocupada, en la cual usamos totalmente nuestro tiempo haciendo una serie de cosas como disculpa para no hacer de hecho lo que sabemos que debe ser hecho. La pereza por inferioridad, en la cual cultivamos la sensación de no ser capaces o que aún estamos.
Chagdug Rimpoche enseña la importancia de compararnos con aquellos que están en situaciones peores que la nuestra para poder reconocer nuestras oportunidades de crecimiento, alguien le preguntó: “Y cuando somos nosotros los que estamos sirviendo de ejemplo para los otros, o sea, cuando somos nosotros que estamos en la peor situación”? Entonces, él respondió: “En este caso, usted no tiene otra salida a no ser trabajar su pereza”.
El antídoto de la pereza es el trabajo, sobre todo haciendo algo por los demás y meditando acerca de lo que significa esa acción.
Un abrazo.

|||||_______/ dijo...

Gracias, Javier!

Muy bien me hace!

Qué rapidez al responder mis inquietudes! eso se valora mucho. Un fuerte abrazo!

JAVIER AKERMAN dijo...

De nada, es un placer.
Recordar también que la fe y la aspiración son antídotos contra la pereza.
Un abrazo.

azul dijo...

Estimado Javier:
Gracias por todo lo que generosamente nos compartes!. Como dije en tu otro blog te sigo leyendo, reflexionando.
Un abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Azul, querida amiga.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

yo estoy en bucaramanga, me gustaria conocer y practicar estas enseñanzas mas de cerca...... tambien conocer personas que esten mas avanzadas en este conocimiento espiritual.

JAVIER AKERMAN dijo...

Estimado amigo Anónimo:
Puedes entrar aquí e informarte:
www.budismocolombia.org/?mod=centros&idciudad=134&
Un cordial saludo.

LuisSinkis dijo...

Ey Javier, acabo de meterme en tu página y he de decirte que me parece muy buena, sabios consejos y mucha dedicación. Muchas gracias por ello :)
He leído a Eckhart Tolle y se ve que el hombre sabe, he estado practicando esto que llamais 'conciencia del momento correcta', vivir en el presente, poner mis cinco sentidos en lo que estoy haciendo, sin dejar que me distraiga mi mente no observada, el ego, y bastante meditación y bueno en lo posible trato de ser lo mas bueno que puedo, cooperar con el momento... en la medida de lo posible, ya sabes, a veces si pierde uno la cabeza o responde de malas maneras por haber perdido el momento, estar irritable, dormir poco, etc. Lo normal.
Y he de decir que desde entonces cada vez siento más paz y sosiego. Pero esto tiene una contra: me he vuelto sumamente perezoso.
A lo mejor no estas familiarizado con esto pero bastante gente dice en 'el despertar de la conciencia' a veces te dicen que te des tiempo para el no-hacer.
Pero tengo responsabilidades y cosas que hacer (soy estudiante) y siempre he sido muy mal estudiante.
No sé como superar la pereza, de verdad que no me apetece nada, no en plan depresión si no tal como dices... somnolencia, postergar, hacer nada o dedicarme a algo medianamente artístico. ¿Algún consejo?

Por otro lado, fumo y esto me ha dado muchos problemas, al punto que, a decir verdad, lo detesto.Y tambien contribuye a la letargia. Pero cuando intento dejarlo sí que lo paso mal. ¿Tienes algún otro consejo a la mano?

Estaré atento a tu respuesta, pero, cómo no, sin prisas.
Muchas gracias por todo