viernes, 16 de octubre de 2009

OBSERVAR... NO IDENTIFICARSE.


Solo hay una forma de escapar del círculo del apego y de poder vernos claramente: debemos salir de la pequeña mente y observarla. Aquello que observa no piensa, porque el observador puede observar el pensamiento. Debemos observar la mente y ver que es lo que hace. Debemos ver la forma como ella produce su cúmulo de pensamientos egocéntricos, creando tensión en el cuerpo. El proceso de salir y dar un paso hacia atrás para observar no es complicado, pero para quienes no están acostumbrados a él puede parecer nuevo y extraño e, incluso, atemorizante con la persistencia, sin embargo, se hace cada vez más fácil.

El observador no critica; juzgar no está entre las cosas que hace el observador. Este solamente mira y refleja, como un espejo. Si ante el pasa basura, es basura lo que refleja; si ante el pasan rosas, refleja rosas. El espejo sigue siendo espejo, un espejo vacío. El observador ni siquiera acepta sólo observa.

LA VIDA TAL Y COMO ES. Enseñanzas sobre el Zen. Autor: Charlotte Joko Beck, Steve Smith. Editorial: Grupo Editorial Norma. Bogotá, Colombia (Mayo 2006), p. 43.

32 comentarios:

Maria Jesús dijo...

Exactamente, Javier, solemos tender a a la crítica, valorando y censurando aquello que no nos gusta cuando, en realidad, la verdadera sabiduría reside en observar sin juzgar. Vale la pena intentarlo

JAVIER AKERMAN dijo...

Exacto María Jesús.
Te deseo un feliz fin de semana.
Un fuerte abrazo querida amiga.

María dijo...

Javier, me parece muy interesante este post, aunque me parece a mí que es dificil salir de la mente y observarla, sin limitarse a nada más que a observar sin identificarse.

Un beso.

JAVIER AKERMAN dijo...

Sí María, pero es posible si cada día practicamos un poco.
Feliz fin de semana.
Un beso.

elisa...lichazul dijo...

javier

interesante entrada
felicitaciones

quiero compartir esto contigo que viene como anillo al dedo:=)
http://lichazul.blogspot.com/2009/10/microtexto.htm


Soltar , soltar la certeza
dejar caer todo lastre rutinario
y con estos retazos de cordura

remendar

usar hilos de esperanzas para los bolillos gastados
y para este canto que asoma
ideas abandonadas de egos

vidas que se hilvanan desde un jirón de la memoria

ser y no ser hacia la busqueda
lienzo bordado que nos lleva a la universal verdad.

elisa©

un abrazo de luz
que tu semana sea armónica y radiante

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Elisa.
Voy ahora mismo a visitar el enlace.
Un abrazo.

bahhia dijo...

Hoy especialmente, voy a intentar observar.

Un abrazo!

JAVIER AKERMAN dijo...

¡Hola Bahhia!
Feliz semana.
Un beso.

Cosmo dijo...

Es bueno detenerse y darse cuenta de los pensamientos automáticos que vienen a nuestra mente y procurar desterrarlos,muchas veces nos castigamos repitiendo en nuestra mente ideas negativas,palabras de alguien que quiere hacernos daño y cuanto más lo recordamos,más nos boicoteamos a nosotros mismos.Saludos

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias por tu reflexión, Cosmo.
Un fuerte abrazo.

María dijo...

No tienes nada nuevo, pero te dejo mis saludos.

Un beso.

JAVIER AKERMAN dijo...

Un beso María, feliz fin de semana.

Anónimo dijo...

...genial Liszt. Hay una caja de cds con obras interpretadas por Jorge Bolet...que conducen directamente al satori jejej

Un saludo desde el anonimato

Catalina Zentner dijo...

Ay, que bueno es que recuerden la virtud de la observación objetiva.

Saludos, estimado Javier.

JAVIER AKERMAN dijo...

Un saludo cordial, Anónimo. La verdad es que el genial compositor te "ilumina" con su música.
Feliz fin de semana.

JAVIER AKERMAN dijo...

Querida Catalina:
Un placer tu visita.
Feliz fin de semana.
Besos.

El rey Loui dijo...

Hola a todos,
Hay algo que me plantea una duda. Hablamos de observar nuestro pensamiento, como fluctúa, etc. para situarse fuera de él y desechar mediante la atención toda la carga del ayer, el pasado, el miedo...todas esas cosas que lo conforman. Y simultáneamente hablamos de la necesidad de la "practica". La pregunta que me surge es ¿por qué? Es decir, el devenir, el mismo concepto de tiempo, de progresión, de evolución ¿no es acaso algo imbricado en el mismo pensamiento? ¿No forma parte de éste, del pasado, de lo que conocemos? “Las cosas han de evolucionar para conseguirlas” ¿Por qué? ¿Por qué he de seguir algo, un sistema, unas formas, un dogma (por muy loables que sean sus intenciones) para ver con claridad? ¿No son los sistemas -incluído propio el sistema para alcanzar la iluminación- parte del problema? ¿Por qué he de confiar en el tiempo, si ha demostrado inútil para resolver nuestro problemas como humanos? Al mirar el todo de mi mente me parece que no existe siquiera el "proceso" de la meditación.Si desecho mi pensamiento para descubrir, para indagar, para ver, desecho todo aquello que lo nutre, incluído los conceptos de tiempo, avance y meditación ¿no?
¿Puede ser la iluminación el final de “la práctica”? ¿Es la iluminación algo que esta al final de un camino, y por lo tanto sometida al tiempo (y por lo tanto al pensamiento)?
No sé si me explico.

Un saludo y gracias.

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciado Lui:
Como dijo el maestro zen... "¡pero si no hay nada que observar!".
O como manifestó Cristo: "el que tenga oídos que oiga".
¿En donde te posicionas tu para manifestar esta reflexión, querido amigo?
Gracias por tu interesante y sincera opinión.
Un fuerte abrazo.

Gizela dijo...

Se lee fácil Javier, pero no debe ser nada fácil, salir así de la mente, da ese paso atrás pra simplemente observar nuestra mente..
Un besote y linda semana
Gizz

JAVIER AKERMAN dijo...

No hay nada fácil Gizz, pero con un primer paso empieza una carrera.
Un fuerte abrazo.

luzysolyluna dijo...

Hola: gracias por los consejos para serenar la mente, a mi se me hace dificil, pero lo intentare.

Y es cierto, criticamos, en vez de observar, si lo hicieramos tal dices, el mundo iria mejor, y nosotros tambien. Intentare dia a dia cambiarlo.

Un abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Luz, un fuerte abrazo.

El rey Loui dijo...

Me posiciono exactamente aquí mismo. :) En la entrada que estamos comentando: "El proceso de salir y dar un paso hacia atrás para observar no es complicado..."

¿No es acaso la meditación un estado de continua atención (observación) donde no existe el "observador", solo lo que es?

Lo que digo es que no hemos desechado completamente el "ayer" (nuestro pensamiento) a la hora de meditar y por tanto nuestra "meditación" es inútil. Pues el mismo concepto de tiempo, de evolución "si medito mucho y practico y me esfuerzo llegará un momento que lo conseguiré", todas esas cosas en las que creemos, y repetimos constantemente, no son más que una invención más de nuestro pensamiento.
Y es imposible "ver", me temo, si no desechamos completamente la autoridad, los maestros, el pasado, nuestras creencias o fe, y cuando seguimos un "camino", ya sea el budista el cristiano o lo que sea, creamos una autoridad (alguien al que creemos y seguimos) y generamos el miedo a no conseguirlo. Cuando creo el deseo de iluminarme creo a su vez el miedo a no iluminarme (dolor), pues ¿no es el camino a la iluminación mas que otra ilusión mental?
¿Puede ser la meditación un deseo? ¿Una fuente de placer, una búsqueda, una tabla de salvación y por tanto algo que pertenece a nuestra mente? De hecho lo es para muchísimas personas que "practican" el budismo ¿no?

De eso estoy hablando. Lo que quiero decir es que al meditar, lo primero que se da cuenta un budista es que "no es budista", y que todo, Buda, el Dharma, la Shanga, etc (los tres tesoros), el mismo budismo, no son nada. En el fondo poco mas que pretextos desechables...

Un saludo y gracias.

JAVIER AKERMAN dijo...

Una reflexión muy original, querido Rey Loui. Gracias por compartirla.
Un cordial saludo.

El rey Loui dijo...

Es decir, ¿puede la meditación ser una "experiencia personal" transcendente? Para la mayoría lo es. Una búsqueda de apoyo, de felicidad, de sosiego. Una evasión. Pero si es una experiencia personal (temporal) hay un "observador" que experimenta, con lo que hay distancia con lo experimentado,y simplemente, ¡no puede haber meditación!

Un saludo y gracias por tu tiempo Javier.

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciado Loui:
Por eso no debemos acercarnos a la meditación con intenciones, con propósitos específicos. "Solamente hay que sentarse", como dijo el maestro zen. No esperar nada, no buscar nada, no hacer nada.
Un abrazo.

Vienna dijo...

Interesante doblemente. Si ya es dificil no criticar al mundo, aún lo es más no criticarnos, medirnos, compararnos, herirnos a nosotros mismos. Observar el pensamiento parece el camino correcto para conseguir esta paz y dejar de juzgarnos. Si intentamos arreglar nuestra distorsionada mente con la misma herramienta que produce la distorsión, ¿cómo vamos a conseguir tal cura? Me gustaría saber si hay técnicas para entrenarse en el arte de salir del propio pensamiento y observarlo. Si aceptamos que esto es posible, aceptamos que hay algo más allá de la mente. ¿Quiénes realmente somos nosostros? ¿El observador o el objeto observado ¿Los dos?

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciada Vienna:
Interesante también tu reflexión.
Si no hay objeto que observar no hay observador. Vacuidad.
Si decimos "dos" marcamos una diferencia separada del resto. No hay nada que cuantificar.
Un fuerte abrazo y gracias por todas tus profundos comentarios.

Anónimo dijo...

Muy interesantes el articulo y los comentarios de El rey Loui y Javier.

Si no hay objetos tampoco hay vacio entre ellos.

Somos nosotros el vacio?

Aprendiz.

Anónimo dijo...

buenas loui!has leido mucho ha krishnamurti! verdad?un saludo

Anónimo dijo...

buenas loui!has leido mucho ha krishnamurti! verdad?un saludo

greg dijo...

Yo no puedo observar mis pensamientos. Cuando sereno los pensamientos sereno la propia reflexion despues y no hay nada ni nadie por observar o que observe.El ego solo puede o reinterpretarse a si mismo o desaparecer por completo, pero no observarse desde...donde ?