domingo, 22 de marzo de 2009

EL BUDISMO Y EL ESTRÉS.


Si una persona quiere evitar el estrés y la tensión, entonces debe entrenar su mente para ver cualquier cosa que encuentre -personas, objetos, eventos y experiencias- realistamente, como fenómenos transitorios, que surgen dependientemente a través de las condiciones. Debe reflexionar sobre ellos en términos de las tres características -como impermanentes, insatisfactorios y sin "yo" o ego. Al hacerlo ayuda a reducir el involucrarse en estos fenómenos, y por ello se reducirá el deseo y apego hacia ellos. También evita el enojo, la ansiedad, y el orgullo – los pensamientos de "mi" y "mío"- ya que tales emociones producen estrés y tensión.

Cuando adoptamos esta actitud de vida, descubrimos mayores desapegos, una calma más profunda, una paz del corazón más duradera aun en medio de las mismas situaciones que previamente producían sólo estrés y preocupación. La clave para manejar el estrés es a través de disciplinar y dominar la mente.

La sociedad en la que vivimos es el reflejo de la mente de los seres humanos que han creado esta sociedad. Si nuestra sociedad se ha vuelto corrupta, abundante en inmoralidad, y destructiva de los potenciales superiores de la naturaleza humana, esto es porque la gente que compone esta sociedad se ha permitido ir a la deriva en estados mentales corruptos e inmorales. La calidad de una sociedad inevitablemente se apoya en la calidad de la vida que llevan las personas que hacen esa sociedad. Un solo individuo no puede ser capaz de cambiar la sociedad entera para mejorarla. Pero cada uno de nosotros puede, de todas maneras, transformar el mundo de nuestra propia mente. (Recomendaciones del maestro budista occidental Robert Bogada).

18 comentarios:

Patricia dijo...

Inspiradora la leccion! es un camino hermoso el de la meditacion porque te aleja de la cosas que contaminan la mente, recuerdo al Gonka con su continuo mensaje del "Anicca", impermanente, transitorio...
Al final nada se compara a la paz del corazon... asi tendriamos, como bien lo dices, una sociedad mejor.
besos!

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciada Patricia:
La paz del corazón es... la paz del mundo.
Gracias por tu reflexión.
Besos.

Pauet dijo...

Querido Javier:

Estoy totalmente de acuerdo contigo en que cuando uno empieza a relacionarse con el mundo desde la transitoriedad de los fenómenos y desde el vacío o interdependencia empieza a liberarse no solo de deseos, sinó de apegos y aferramientos que nos producen ansiedad, tristeza y todo ese cúmulo de emociones que, como bien hemos señalado antes, no dejan de ser transitorias.

Hasta aquí bien. Últimamente, he estado leyendo a Jung y a algunos discípulos suyos que hablan sobre la sombra entendida como la parte inconsciente y reprimida, bien por causas sociales, educacionales, familiares, etc ..., que todos tenemos. Y me han surgido varias dudas después de haber escuchado y haber visto algunos casos de meditadores avanzadisimos en los que después de años meditando profundamente en la transitoriedad se han dado de bruces con ella y se han "desorientado" totalmente:

1. Todas estas teorías de relación con la transitoriedad de los fenómenos no seran otro mecanismo mental de represión de emociones ?? es decir ... mas carnaza para la sombra ??

2. Cuanto mas preocupamos por hacer brillar nuestra parte de luz ...mas crece nuestra parte inconsciente y oculta, y curiosamente, nadie nos enseña a gestionarla.

3. Tantos tabúes hay respecto a nuestros instintos ?

En fin, .. son reflexiones a las que últimamente no encuentro respuesta .. y a las que mis maestros tampoco me dan respuestas convincentes.

Un abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciado Pauet:
Sobre psicoanálisis y budismo hay autores selectos que han escrito mucho para diferenciar aspectos y marcar coincidencias. La transitoriedad de las emociones deben darse sin apego ni deseo de "ir a" o "alcanzar" determinado estado. Desapegarse de los fenómenos no implica "reprimir", pues las pulsiones de la represión inconsciente adoptaría otros síntomas y estados. Son dos caminos distintos.
Dices: "Cuanto mas preocupamos por hacer brillar nuestra parte de luz ...mas crece nuestra parte inconsciente y oculta, y curiosamente, nadie nos enseña a gestionarla". El fallo radica en el propio enunciado, es decir, no hay que preocuparse en hacer brillar la luz, hay que "fluir" y caminar sin forzar ni buscar nada, simplemente ser. Meditar es sentarse y no esperar nada. Todo es transitorio e impermanente y cuando nos damos cuenta de que el "yo" como tal no existe y vamos entrando sin forzar nada en la vacuidad, entonces se manifiesta la luz.
Gracias querido amigo por tu profunda reflexión.
Un fuerte abrazo.

lully desnuda dijo...

Es la dinámica psicotrónica que nos hace influir en este mundo terrenal, como mágico y divino.

Te abrazo apreciado Javier!

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciada Lully:
Todo es energía, efectivamente.
Un abrazo querida amiga.

Pauet dijo...

Me da a mi que tendriamos charlas interminables y tremendamente pedagógicas querido javier.

;)

No puede haber manifiesto de luz sin existir la oscuridad, y a eso mismo es alo que me refería .. en tanta medida se manifiesta la luz como tanta medida de oscuridad se generará, parece inevitable, simplemente, por una cuestión de equilibrio ... aunque la luz se haya manifestado por vía del fluir o de la preocupación misma de crearla, no crees ??

Uhmm, entiendo luz y oscuridad, como un ejercicio de consciencia e inconsciencia . Explico esto para no ser malinterpretado.

Por esto mismo, me hacía las preguntas y toda la reflexión del post anterior que, por culpa de los junguianos (palo les voy a dar con lo tranquilito que estaba) últimamente no me dejan tranquilo.

Un abrazo amigo.

;)

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciado Pauet:
Tienes toda la razón. Las charlas didácticas que podríamos tener serían magníficas. Pero nos vamos a contentar con este epistolario cibenético "a plazos". :)
Comprendo tu aclaración sobre oscuridad-luz y consciente-inconsciente. La polaridad nos hace "uno", pues "yo" no puedo ser sin "ti", que eres el que me da inmanencia y sentido de ser y nominal. Pero esto no invalida lo que te decía en mi anterior correo, pues en este equilibrio de polaridades lo importante no es luz u oscuridad, "blanco o negro" sino la no injerencia en la fuerza o sistema que da sentido.
Un abrazo querido amigo.

Jayja para tí... dijo...

vivir en esa profundida de nuestras almas y de nuestro ser, vivir asi, profundo, dentro, dentro, hasta ese sin fin de no llegar por tan profundo, en ese baño de mil olores, esencias ya romas, mil sensaciones...debe ser algo como alcanzar la paz maravillosa de la felicidad...admiro personas que como usted...caminan un camino infinito...interior...sin cansarse, sólo por el bien del infinito sentido de la palabra hombre...mis respetos

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciada Jayja.
Tus palabras reflejan una versión íntima de la vivencia zen.
Un beso.

dakota73 dijo...

Que tal Javier tanto tiempo, coincido tan ampliamente con el maestro Robert. En mi país se suele exigir a los políticos o representantes para que mejoren el país otorgándole nosotros el poder que en verdad es nuestro. Cada individuo debe comportarse con moralidad, rectitud y demás valores, luego por un fenómeno que llamaría “reflejo”, nuestros representantes se volverán a estos valores, aquello de que la caridad comienza por casa, te mando un abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Hola Dakota:
Efectivamente, ese es el camino.
Por cierto, animo a todo el mundo a que visite tu blog y vea tus dibujos. ¡Son un lujo para la vista!
Un abrazo.

Nerina Thomas dijo...

La meditación me ha dado la serenidad y me ha llevado a la tolerancia en todas las situaciones que se me presenta. El equilibrio conocerlo fue un regalodel cielo.
Además al iniciarme en Zen y Larga Vida, tomé el compromiso de meditar todos los días.
mi cariño y vuelvo pronto

JAVIER AKERMAN dijo...

Apreciada Nerina:
Una sabia decisión y una práctica maravillosa la que realizas.
Gracias por la visita.
Un fuerte abrazo.

Wilhemina Queen dijo...

Javi, paso a saludarte, y dejarte siempre mi cariño!

Vero

JAVIER AKERMAN dijo...

Otro beso para ti, querida Vero.

Jayja para tí... dijo...

Amigo, en esta lejania y sin conocerlo, un poco necesito de vos, pregunto, y espero respuestas, a muchos, infinitas, a vos...usted que domina estos estudios de la mente, del ser, cómo le hago, para no sufrir, cómo le hago, para mantenerme menos dentro de una situación, cómo hago, para no latir, vibrar, amar, tanto, que duele...es en serio, me la paso preguntándome, cómo hago...

JAVIER AKERMAN dijo...

Estimada Jayja:
Todo debe fluir sin forzar y la meditación diaria y constante es el camino ideal.
Un abrazo.